Canto Coral Bielorruso

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

por Nadezhda Buntsevich

 

El arte coral profesional bielorruso está altamente desarrollado. Hay siete grandes grupos corales en el país que son financiados por el Estado. Todos ellos han realizado actuaciones en el exterior, siendo elogiados en cada ocasión y consiguiendo nuevas propuestas de giras de concierto y cooperación creativa, y han ganado premios en prestigiosos festivales y competencias extranjeras.

Cada uno de los coros tiene sus particularidades, un sonido original y un repertorio con obras favoritas. De hecho, tal especialización no es una cuestión de principios para los grupos corales. Más bien ha sido impuesta por los conciertos y las instituciones teatrales a las que están afiliados. Al mismo tiempo, cada coro se esfuerza por ampliar su género y su variedad estilística tanto como sea posible. Por lo tanto, hay una tendencia que puede considerarse común a todos ellos: la universalidad de su actuación, por la capacidad de interpretar profesionalmente obras de diferentes géneros y estilos. Todavía las obras clásicas del siglo XIX siguen siendo las más populares.

 

El Coro del Teatro Nacional Académico Bolshoi de Ópera y Ballet de la República de Belarús (www.belarusopera.by) se especializa, naturalmente, en el repertorio teatral, que abarca cerca de 30 presentaciones con una obra coral bien desarrollada. Entre ellas incluyen óperas corales reconocidas tales como “Príncipe Igor” de A. Borodin; “Boris Godunov” y “Khovanschina” de M. Mussorgsky; “Nabucco” y “Aída” de G. Verdi; el ballet de la cantata escénica “Carmina Burana” de C. Orff, y otras obras. Desde 1993, el coro ha sido dirigido por Nina Lomanovich. El elenco del grupo se ha renovado considerablemente con los egresados de la Academia Estatal de Música de Belarús, muchos de los cuales ya han tenido una formación práctica en el teatro durante sus estudios. También los conciertos del coro son un éxito, tanto en presentaciones a capella como con orquesta. La elección de un buen repertorio, con obras corales complejas, y la presentación en concierto de óperas que no están en escena, son todos factores que contribuyen al constante perfeccionamiento de un coro ya altamente profesional. El gran tamaño del grupo (cuenta con 70 artistas) no impide que el coro suene en sincronía, y contribuye al timbre colorido y a la diversidad de combinaciones de grupos y ensambles corales.

 

The chorus of the National Academic Bolshoi Theatre of Opera and Ballet of the Republic of Belarus
The chorus of the National Academic Bolshoi Theatre of Opera and Ballet of the Republic of Belarus

 

Durante sus 70 años de historia, el Coro Académico Estatal (Capella) de la República de Belarús, llamado después G. Schirma (www.philharmonic.by), ha cambiado su trayectoria creativa en varias ocasiones. Apareció en 1939, sobre la base de un coro de aficionados que cantaba canciones populares bielorrusas recogidas y arregladas por el folklorista y maestro de coros Grigory Schirma. Habiendo obtenido la categoría de coro estatal, el grupo amplió su repertorio. Además del coro, la agrupación comenzó a utilizar un conjunto coreográfico y acompañamiento instrumental. En la actualidad, el grupo está compuesto exclusivamente por artistas corales, pero se presenta con éxito con las mejores orquestas del mundo. El repertorio del grupo incluye no sólo obras corales seculares clásicas, sino también trabajos religiosos de diversas épocas y obras modernas de compositores bielorrusos. En la última década, los artistas han dominado el género de la ópera, participando en presentaciones de óperas extranjeras, entre las cuales están “Aída”, “Traviata” y “Nabucco” de G. Verdi; “Tosca” y “Sor Angélica” de G. Puccini; “La sonámbula” de V. Bellini; “Fidelio” de L. V. Beethoven; “Los maestros cantores de Nüremberg” y “El anillo del Nibelungo” de R. Wagner, y otras obras. A partir de 1987, la agrupación ha sido dirigida por una representante de la escuela coral de San Petersburgo, Liudmila Efimova. La forma de presentación del grupo está caracterizada por los grandes movimientos y los vivos contrastes, que subrayan las divisiones de las diferentes partes de la obra.

 

El Coro Académico de la Compañía de Radio Nacional y Televisión Estatal de Belarús (www.tvr.by/rus/musiccol.asp?pr=choir) fue creado en 1931 y durante el período previo a la guerra trabajó exclusivamente en vivo. En las décadas de 1960-1980, su primera tarea fue incorporar continuamente archivos de audio con registros de música académica bielorrusa y arreglar canciones folklóricas. Pero en los años ’90, este grupo también comenzó a viajar. Por más de 40 años, el coro fue conducido por el famoso Víctor Rovdo, y desde comienzos de 2008, después de su muerte, el coro ha sido dirigido por Olga Yanum, graduada de la Academia Estatal de Música de Belarús, con especialidad en canto y dirección coral. Actualmente, el coro se encuentra en una nueva de búsqueda creativa, volviendo a las obras bielorrusas más recientes. Sin embargo, tomando en consideración la naturaleza caleidoscópica del repertorio del coro, el mejor logro de la agrupación sigue siendo la interpretación de música religiosa de diversas confesiones.

 

Las canciones folklóricas bielorrusas integran el repertorio de casi cada uno de los grupos corales del país. Pero el Coro Académico Nacional de Música Folkórica, denominado después de G. Tsitovich (http://belhor.org/), apareció en 1952 y se especializa realmente en ese ámbito. Este grupo fue creado por el famoso folklorista y maestro de coros G. Tsitovich (recientemente, se celebró el 100º aniversario de su nacimiento). Durante el período previo a la guerra, dirigió en un pueblo un coro de aficionados que cantaba de manera popular, usando el llamado sonido “abierto”. Así, ese grupo se convirtió en el laboratorio creativo para el posterior desarrollo del canto coral folklórico en el país, que con el paso del tiempo comenzó a progresar no sólo espontáneamente, sino también, de manera organizada y profesional. G. Tsitovich preparó además a su propio sucesor, Mikhail Drinevsky, quien se convirtió en el director del coro después de graduarse en el Conservatorio Estatal de Belarús. Actualmente, hay en el coro muchos graduados de la Universidad Estatal de Cultura y Artes de Belarús, donde los alumnos estudian canto folklórico. Aparte del coro, el grupo incluye una compañía coreográfica, así como también, una compañía orquestal en la que los instrumentos folklóricos están presentes. Esto permite realizar no sólo de obras por separado, sino también obras teatrales completas. El repertorio del grupo coral se ha enriquecido recientemente con trabajos académicos a capella y arreglos de canciones originales. Pero el mayor logro del grupo es la reconstrucción del ritual de la boda bielorrusa, que fue realizado en base a verdaderas canciones tradicionales y al trabajo en conjunto con la especialista de música folklórica Zinaida Mozheiko y el compositor Vyacheslav Kuznetsov. Un coro folklórico es uno de los grupos bielorrusos más populares en el extranjero. Anualmente, realizan más de 70 presentaciones como invitados, viajando por Europa, así como también por Turquía, Canadá, China y otros países.

 

The National Academic Folk Choir named after G. Tsitovich
The National Academic Folk Choir named after G. Tsitovich

 

El Coro de Cámara Estatal de Belarús (www.philharmonic.by) apareció en 1988 como resultado de la llamada “competencia creativa” entre dos grupos de aficionados. Pero su rival tampoco perdió: es hoy otro grupo filarmónico y conjunto vocal llamado “Camerata”. Considerando que la prioridad para el organizador y primer director del coro, Igor Matiukhov, fue sobre todo la música antigua y las obras más recientes, desde que Natalia Mikhailova asumió la conducción de la agrupación en el año 2000, se ha esforzado por ampliar más su paleta estilística y de género. El coro lleva a cabo brillantes interpretaciones de obras religiosas, y realiza también obras de jazz y temas de programas teatrales -que incluye la participación de otros grupos y solistas invitados-, y escenas de ópera de compositores bielorrusos.

 

La agrupación Musical Cappella “Sonorus” (http://sonorus.by) comenzó en 1992 cuando en Molodechno, una ciudad no muy lejos de Minsk, apareció un coro de cámara regional del mismo nombre, que estaba formado por graduados y profesores de la Escuela de Música de Molodechno y por directores de coros independientes. La iniciativa del organizador y líder Alexey Schut permitió al nuevo grupo hacer una rápida y exitosa carrera. “Sonorus”, que surgió en los albores de la estatalidad bielorrusa (la República de Belarús, que anteriormente formaba parte de la URSS, se independizó en 1991), aspira renovar las mejores tradiciones de los grupos musicales que se difundieron ampliamente en el siglo XVIII, cuando las tierras bielorrusas eran parte de la Mancomunidad de Polonia-Lituania. El grupo actualmente está constituido por un coro, solistas y orquesta, lo que le permite incluir grandes obras vocales y sinfónicas en su repertorio. A menudo, la agrupación sale de gira por Belarús, realizando presentaciones educativas. Las obras de diferentes compositores bielorrusos son una parte significativa de su repertorio. Últimamente, el repertorio incluye también composiciones musicales y literarias de envergadura, incluso actuaciones musicales basadas en obras clásicas universales musicales y poéticas, óperas de cuentos de hadas y ballets. Por último, pero no por ello menos importante, es que hace dos años el grupo realizó la ópera de cámara “El Principito”, que fue escrita por encargo por el compositor bielorruso Andrey Mdivani.

 

El Coro del Teatro Estatal Académico Musical (www.musicaltheatre.by) no realiza prácticamente actuaciones en su propia sede, excepto por la participación en los conciertos de gala del teatro. Aún así, su trabajo en las presentaciones y, principalmente, en musicales, despierta admiración. Los artistas del coro, que son fundamentalmente graduados jóvenes de la Academia Estatal de Música de Belarús, aprendieron a moverse tan deliciosamente que su plasticidad a veces alcanza el nivel de los bailarines profesionales. La gestión del teatro, que ha cambiado recientemente, no se negó a continuar realizando comedias musicales, operetas y musicales clásicos, pero también comenzó a poner énfasis en la actividad de concierto de los artistas, incluso en el ámbito académico. Esta tendencia se da actualmente en el coro del teatro que dirige Svetlana Petra, que también recuerda sus últimos logros.

 

Una de las paradojas de la cultura bielorrusa es su fuerte discrepancia entre la oferta y la demanda. El nivel del arte coral profesional es muy elevado, pero el interés del público hacia el mismo se ha reducido dramáticamente. Durante la época soviética, cuando las lecciones de canto coral eran parte obligatoria de la enseñanza secundaria general, los grupos corales de aficionados fueron financiados regularmente. La reforma educativa llevó a la reducción no sólo de las lecciones de canto coral, sino también de todos los temas de índole humanística. Además de eso, las nuevas circunstancias financieras llevaron a la disolución de numerosos grupos de aficionados, aunque muchos grupos profesionales pudieron sobrevivir. El canto coral de aficionados, aunque atraviesa una serie de dificultades, está resurgiendo. Han aparecido coros ortodoxos y católicos, y se llevan a cabo competencias -más frecuentemente, de música religiosa-. Pero las oportunidades para mostrar a los mejores grupos de aficionados, especialmente en el extranjero, son todavía limitadas.

 

nadezhda-burtsevichNadezhda Burtsevich es una especialista en música, miembro de la Unión de Compositores de Belarús, profesora superior de la Academia Estatal de Música de Belarús, editora de un departamento y miembro del comité editorial del periódico “Cultura”, que ha sido galardonada con el Premio Nacional “Para el renacimiento espiritual” (1999) y con un diploma de la Comisión de la República de Belarús sobre Asuntos de la UNESCO (2004). Graduada del Conservatorio Estatal de Belarús (1985), ha realizado también allí estudios de posgrado (1996). Trabajó en el comité editorial musical de la Radio de Belarús (1994-2002), colaboró con la TV bielorrusa y con los consejos editoriales de revistas y periódicos republicanos. La autora tiene cerca de diez guiones para documentales, más de mil programas en radio y televisión, y cerca de tres mil publicaciones. Correo electrónico: n-bun@tut.by

 

 Traducción: Mgter. Javier Perotti, Argentina)

PDFPrint

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *